.

































.

«Todo me es más que memoria»·

«Todo me es más que memoria»·
-L. Aragón-













.

.

















.

domingo, 22 de mayo de 2011

ESPALDAS






ESPALDAS







“Mi amor que sólo tienes la cara del amor”


-Raul Gustavo Aguirre-








No la levantes ni la alces,
¡ni te vuelvas siquiera!,
no la dejes caer de la ignorancia,
de la cosita mínima,
no la mires de frente ni la preguntes
no sea que un golpe de tos
la interponga, o una creencia,
o demasiado tiempo, o poco.

No la pongas carteles
¡ ni la mires!,
o si quieres tócala,
ni siquiera la des una postura.

No la saques de la palabrita,
del cotidiano, ni la repitas.
No la enseñes el castigo,
la insolencia, la sospecha,
déjala a ella sola, aquí conmigo.



No la cierres, ni la acabes,
mañana lo sabrá, lo habrá sentido.
No la llames al deshecho,
la picadura, la sorda, la enemistad, el adivino.

No la pongas a mirar a la luna, los amantes,
¡no la niegues!
o los celos, la espalda, el gran error,
lo intransitable que puede querer ser.

















EL MITO






EL MITO







Podrías caer sobre mí como un cortejo de sombras,
encaramarte a mi cara y moldear con este rictus
una plegaria,
someterme a tu vieja voluntad,
descolgarte por mis nervios
en pirámides interminables.
Podrías llegar a vislumbrar
la congoja de ser inapelable,
esconderte en el último alegato
de los que no tienen perdón,
urdir ejércitos de polvo como un héroe demente.



Puedes hacerte o deshacerte
como un ídolo de barro:
no existes ya.



Podría construirte un arrebato,
una vacilación,
una vida que acate tu desaparición
y te deponga...
Pero prefiero que seas el bárbaro soporte
de un universo falible,
la pena cosida de tus pies,
la violencia de tu serenidad
y tu evidencia.